Gracias a la belleza de viajar, yo ya le llevo 1000 kms al michelin commander II. Los primeros 700 por autovía, y el resto por carretera de montaña, curveando con buen ritmo.



Y la sensación es muy buena. Estable y seguro incluso en curvas bien apuradas.