Animo y paciencia, esas cosas pasan. Suerte que la garantía te cubre el estropicio.